limequat

Familia: Rutaceae
Nombre científico: Citrofortunella x floridana
Nombre común: Limequat
Origen: China

No hace falta disponer de un jardín para poder tener un árbol en casa, ya que en una maceta podemos poner un limequat, que desde muy temprana edad nos proporcionará unos pequeños limones muy sabrosos, de los cuales se puede comer hasta la piel.

Parece ser que el Limequat viene de Asia y es un cruce de kumquat y Lima, es muy frondoso y a su vez gran productor de frutos. Sus frutos ovalados y en su madurez amarillos son mucho más pequeños que los de un limón normal, la recolección de sus frutos la haremos en invierno como en el resto de cítricos, pues la naturaleza es tan sabía que con ello nos proporciona gran cantidad de vitamina C.

fruto limequat arbol limequat

En lugares fríos podemos tenerlo dentro de casa, pero si vivimos en un clima Mediterráneo puede estar todo el año al exterior ya que soporta una temperatura entre 10 y 30 grados, lo que más le perjudica son las heladas. Debemos proporcionarle un buen drenaje y fertilizarlo de vez en cuando durante la primavera y el verano, un fertilizante para cítricos sería lo ideal, también podemos podarlo para darle esa forma redondeada y que conserve una forma de arbolito.

Si vemos que las hojas amarillean le añadiremos una dosis de quelato férrico (lo agradecerá), yo particularmente lo pulverizo cada veinte días más o menos con aceite de neem disuelto en agua en la dosis que dice el fabricante, ya que es totalmente ecológico y no hay que esperar plazo de seguridad alguno para comer los frutos, con esto trato de evitar plagas como la cochinilla.

limequat arbol limequat fruto




Estos Limequats que contienen una gran cantidad de zumo en su interior a pesar de su reducido tamaño podemos consumirlos al natural o utilizarlos en repostería, no hay mayor satisfacción que ir a nuestra terraza, coger nuestros limequats y preparar una sencilla mermelada de la siguiente manera:

  • 500 gramos de limequat
  • 250 gramos de azúcar

Ponemos el Limequat cortado en juliana con su piel, sin desperdiciar el zumo que suelte junto con el azúcar en una cazuela a fuego lento.

Cuando empieza a hervir vamos removiendo continuamente con cuchara de madera una media hora más o menos, si nos gusta la canela podemos añadir un trozo pequeño de canela en rama

Cuando este frío envasamos y podemos disfrutar de unas deliciosas tostadas en desayuno o merienda. Ya tenemos la excusa perfecta para poner un Limequat en el balcón o la terraza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This