huerta en casa

Podemos tener una huerta en casa aunque dispongamos de poco espacio, podemos cultivar nuestras propias verduras y ensaladas, no hay nada como coger nuestra lechuga o tomate y llevarlo directamente a la cocina, prepararlo y comerlo.

Si tenemos mucho espacio, como una terraza grande, podemos proveernos de una mesa de cultivo, en ella plantaremos lo que la temporada nos permita y sí nuestro clima es Mediterráneo podemos alargar la cosecha muchos meses, pero para los que dispongan sólo de un balcón o incluso el alféizar de una ventana, que no desesperen, pues en una jardinera o una maceta nuestra lechuga o tomatera, hasta incluso unos rabanitos, crecerán para que podamos degustarlos.

Lo que debemos tener en cuenta a la hora de preparar el recipiente donde vamos a cultivar, es que la tierra donde vamos a plantar sea rica en nutrientes, para eso prepararemos:

  • 60% de substrato de buena calidad
  • 30% de estiércol de caballo ya tratado (que no huele)
  • 10% de humus de lombriz

Todo esto es fácil de encontrar en cualquier vivero o tienda especializada, de un buen substrato rico en nutrientes dependerá el éxito en nuestra pequeña huerta.

 huerta en casa  huerta en casa

Para los principiantes es mejor empezar con cultivos que crezcan rápido pues esto nos animará a seguir y nos alegrará, los más rápidos son los rabanitos pues germinan en 3 ó 4 días y en 15 ó 20 días ya podemos cosecharlos para comer, esta experiencia es fantástica pues comerte algo que tú mismo has cultivado te llena de satisfacción, aunque el rabanito que has cogido sea pequeño o el tomate no de la talla para uno mismo son los mejores y nos parece el manjar más exquisito. Además si tenemos niños en casa el huerto les enseñará a ver como crecen las verduras.




En estos momentos que ya el verano nos quiere decir adiós yo acabo de plantar rabanitos, rúcula, espinaca, y lechugas y aún me he atrevido a plantar una tomatera que espero me de algún tomate antes del invierno (yo vivo en el Mediterráneo español) pues aquí aún hace bastante calor.
Entre medio de las lechugas para aprovechar el espacio he esparcido semillas de rabanito, pues cuando cultivamos en recipientes hay que aprovechar al máximo el sitio, por eso el substrato debe ser muy rico en nutrientes.

huerta en casa huerta en casa

Como se ve esta huerta todavía es joven, pero dentro de poco espero empezar a comer ensaladas cultivadas por mí, volveré a poner fotos más adelante para que se pueda comprobar el crecimiento.
Animaos a cultivar aunque no dispongáis de mucho espacio, eso no es excusa, como he dicho más arriba incluso en una maceta o una botella de plástico reciclada podemos plantar una lechuga. Veréis que bien sabe ese tomate que hemos cosechado y esa lechuga que hoja a hoja hemos recogido y puesto en nuestro plato.

Tener una huerta en casa
Valora este contenido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This